Una cervecería, una consultoría y una tienda de estética, negocios creados por mujeres con apoyo de Vives Proyecto

  06 de Octubre de 2015
compartir:

El Programa de Microfinanciación para Mujeres Emprendedoras ha asesorado a 63 mujeres y formado a 56 para que creen su propio negocio, ya sea mediante la creación de una empresa, una cooperativa o el autoempleo (como autónomas). El 23% de las mujeres asesoradas ya ha puesto en marcha su proyecto de emprendimiento. Acción contra el Hambre desarrolla en España este programa con la colaboración de Nantik Lum.

Luis González, director de Delegaciones y Cooperación Descentralizada de Acción contra el Hambre, explica que “la mujer es motor de desarrollo en cualquier lugar del mundo, sin embargo, el emprendimiento sigue teniendo género masculino. Poner en marcha un negocio es un proceso largo y difícil, más aún si eres mujer ya que a dificultades externas como falta de financiación se suman cuestiones personales como la conciliación con la vida familiar. Esto provoca que las mujeres tengan más reticencias a embarcarse en un proyecto empresarial”.

Según datos del GEM de 2014, sólo seis de cada 100 mujeres en España tienen intención de emprender y es el mismo porcentaje el que termina constituyendo una empresa. En los hombres, son nueve de cada 100. Como consecuencia, sólo cuatro de cada 10 nuevos negocios tienen al frente a mujeres.

Para equilibrar la situación y favorecer que el emprendimiento sea una alternativa laboral real para la mujer, Acción contra el Hambre ha desarrollado en el último año la primera edición del Programa de Microfinanciación para Mujeres Emprendedoras. En él, las participantes han recibido asesoramiento individualizado, acompañamiento durante todo el proceso de lanzamiento de su empresa y formación técnica en talleres grupales sobre cómo crear el plan de negocio, hacer el análisis económico o buscar financiación, entre otras cuestiones. El programa también ha incluido el acceso a un fondo de microfinanciación.

De momento, se han constituido ocho negocios y generado 15 puestos de trabajo. La fórmula mayoritaria ha sido la del autoempleo, dándose de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. Dos de los negocios creados han contado con un microcrédito. Carmen Pérez, directora general de Nantik Lum, señala la capacidad transformadora de las microfinanzas por su potencial para combatir la exclusión social y financiera: “No estamos hablando sólo de dinero, sólo de crédito. Estamos hablando de confiar en las personas, en sus ideas y en sacar todo el potencial que llevan dentro”.

¿Por qué emprenden las mujeres? ¿Qué dificultades encuentran?

La experiencia de este programa refleja que el emprendimiento femenino surge como respuesta a una situación coyuntural, esto es, al desempleo (el 24% frente al 20,7% de los hombres, según la EPA), pero también a una necesidad de independencia, de realización profesional y de conciliación con la vida familiar.

En cuanto a las principales dificultades, las mujeres muestran la falta de formación y de acceso a financiación y el exceso de trámites burocráticos.